COMUNIDAD SILVIOFILOS
Autor Mensaje

<  Aprendiendo con Silvio   ~  Quien Fuera - Violeta Parra

Pablo Chavarría
Publicado: Mar Mar 15, 2011 1:53 pm Responder citando
Güije
<font color=#330033>Güije</font>
Registrado: 08 Jul 2008 Mensajes: 1005 Ubicación: Ciudad de Guatemala
Sexo:Este usuario es un Hombre
Yo pienso que está demás decir quién fue Violeta Parra. Igual, cualquier cosa que diga resultará banal o poco sustancial para hablar, no de una compositora como Violeta Parra, si no de una mujer como Violeta Parra. Ya la comparé con Sor Juana Inés de la Cruz y creo que de allí, no paso.

Así que para empezar este post, pensé en compartir un "Retrato hablado" que hizo un escritor de mi país, de los más importantes por cierto, Mario Monteforte Toledo. No sé en qué condición se encontraba Mario cuando lo escribió porque él estuvo refugiado en Chile, ayudado por Pablo Neruda, allá por 1956 y también vivió con el presidente Allende; esto no sé cuando. En fin, transcribo la nota de... pues del escritor que sencillamente más disfruto. Ojalá que a Uds. les agrade también.

Ah! quisiera hacer un pedido para esta sección y es que veo que de la canción Quien Fuera ya hablamos de Sindo Garay, de Jacques Costeau y ahora de Violeta Parra. Sería bueno mencionar también a Chico Buarque y a Lennon & McCartney ¿no creen? Pero pienso que es mejor que alguien más lo hiciera, porque no conozco la música de Chico Buarque y de John y Paul voy a hablar tanto que puedo aburrirlos, así que quisiera que alguien un tanto más imparcial para esos asuntos, haga los posts respectivos. Ojala que se pueda.


Violeta Parra [*]

Casa montañera de Nicanor Parra. Las araucarias no dejan ver a Santiago de Chile, ahí abajo. Acabábamos de comer curanto; de los vinos de Macul quedaba poco. Estábamos cantando. De pronto ella subió despacio la cuesta y se sentó sobre una piedra. Se parecía en la facha a Edith Piaf, solo que era morena verdosa color de araucano, como todos los Parra. Se veía que el vestido oscuro, con algo de luctuoso, carecía de importancia para ella. Le pasaron la guitarra y comenzó a cantar. Era imposible cantara sí, como arrullando. Me levanté de mi hamaca y le besé los pies. Así surgió uno de mis cariños más profundos. Por la noche fuimos a su carpa, donde daba teatro, música y danza, lo que fuera. Estaba decorada con muchos de sus cuadros. Después, varias veces, los estudié despacio. Eran prodigiosos e hicieron escándalo en París. Solo vendió unos cuantos; los demás no, porque le gustaban mucho.

Violeta hablaba con dejo de campesina, intercalando buen humor y cosas simples, de las que hacen pensar. Nada sabía de ella; después algo me contó y por sus amigos supe el resto. Se había enamorado catastróficamente de un musicólogo suizo, un muchacho de la edad de Angelito su hijo. Cuando se fue con la decisión de romper aquel lazo que los sofocaba, Violeta hizo su primer intento de suicidio. La curaron y asustado, el Afuerino -así le nombraba ella- regresó.

Hablábamos de estas cosas con ella. Le dije que era una burra; que cómo pensaba en borrarse del mapa ella, que era como el escudo nacional, como los cóndores, como la flor del copihue. La tristeza de su risa insinuó que estaba destinada a cosas inevitables. Tras la segunda huida del Afuerino se suicidó de verdad. Es lástima que volando en globo desde el río Bravo hasta la Antártida no se le hubiera ocurrido a alguien regar sus cenizas.

Violeta sembraba flores, bordaba, hacía calendarios de veinte meses. Memorizaba versos de los poetas que le gustaban; pero no muchos -decía- para que quede lugar para algunas de mis canciones. Le pregunté cómo las creaba y me dijo que no eran de ella si no de la gente. Toda la gente canta el ser como es, explicó.

También cocinaba y conseguía mis mariscos predilectos. El día que necesite hacerme de una religión te voy a meter en una jaula y te voy a rezar todos los días de tormenta, le dije. Una vez, Nicanor su hermano le pidió que explicara cómo era su amor por el Afuerino. Ella cogió la guitarra y sin tocar, se quedó pensando un rato. Luego dijo: Es una cosa con lágrimas y con piedras, que se va y duele, y regresa y sigue doliendo. Yo creo que eso es todo. Pensó otro poco y dijo: No se puede hacer canciones con eso.

Y no las hizo. Es decir sí las hizo en cada palabra con música que salió de sus labios.

Violeta Parra ¿por qué no me dejas alguna herencia? rogué.

Ella me hizo un cariño de perro, se rió y dijo: Te voy a dejar un consejo nomás. No cantes para ti: solo para los demás porque no tienen voz.

Para mí, nadie ha llenado su silencio.

[*] Lo escrito sobre ella y lo llorado por su ausencia forman ya una biblioteca. Brilló igualmente como cantautora, pintora e impulsora de las artes en Chile. Unía una ternura a la fuerza. Llegó a ser un símbolo de la lucha por la libertad en Latinoamérica.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email MSN Messenger

Mostrar mensajes de anteriores:  

Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1
Publicar nuevo tema

Cambiar a:  

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
 
mostrar

Crear foro | foros de Musica | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo


Website counter